Cómo se diagnostica y se trata el asma

¿Cómo puedes confirmar si tu hijo tiene asma? Puede ser preocupante escuchar que tu hijo ha sido diagnosticado con un padecimiento, como el asma, que afecta el sistema respiratorio, pero existen maneras de manejar la situación y ayudarlo a llevar una vida activa. 

¿Cómo sabrá el médico si mi hijo tiene asma?

El médico de tu hijo puede diagnosticar el asma realizando un examen que mide la función de los pulmones y un examen físico. Por lo general, el médico usa la espirometría, un examen para determinar cómo están funcionando los pulmones. Este examen mide cuánto se aire inhala y exhala tu hijo. También mide que tan rápido exhala el aire.

Antes de seleccionar un tratamiento, el médico también puede determinar si el asma es intermitente, leve, moderada o grave.

¿Cómo puedo controlar el asma de mi hijo?

Varios prestadores de servicios médicos motivan a los niños con asma a usar el medidor de flujo espiratorio máximo como parte del plan de acción del asma.

El medidor de flujo espiratorio máximo es un aparato portátil que mide qué tan bien los pulmones sacan el aire. Al usarlo, tu hijo sopla con fuerza en el aparato y este da un resultado numérico. El médico hará que repita este ejercicio tres veces y documenta el resultado más alto. Este número muestra qué tan bien estaban funcionando los pulmones tu hijo en ese momento. 

En algunos casos, tu hijo podría sentirse bien. Si el resultado del medidor de flujo espiratorio máximo es un número más bajo de lo normal, significa que el asma puede empeorar. Detectar el problema a tiempo puede ayudar a tratar el asma de inmediato antes de que empeore.

¿Qué necesito saber sobre el asma?

El asma hace que las vías respiratorias se inflamen y se vuelvan muy sensibles a ciertos elementos. Estos elementos a los que tu hijo reacciona son los factores desencadenantes:

Con estos factores: 

  • Los músculos alrededor de las vías respiratorias podrían contraerse apretando las vías respiratorias haciéndolas más angostas. 
  • Las vías respiratorias podrían producir mucosidad adicional obstruyéndolas aún más. 
  • Las vías respiratorias podrían inflamarse más y hacerlas aún más angostas. 

Estos cambios disminuyen la cantidad de aire que pasa por las vías respiratorias. Y, por consiguiente, desencadenar el asma. Las buenas noticias son que muchas veces puedes prevenir estos cambios o aliviar los síntomas siguiendo el plan de acción contra el asma.

 ¿Cómo se leen los resultados del medidor de flujo espiratorio máximo?

El médico de tu hijo puede ayudarte a determinar la medición ideal para tu hijo. Luego la puedes comparar con las mediciones de tu hijo para monitorizar las situación. Estas son las guías generales:

  • Menos del 50 por ciento del mejor resultado personal de tu hijo: El asma de tu hijo alcanzó la zona de peligro. Continúa con el plan de acción contra el asma. Llama al 9-1-1 o acude a la sala de emergencias. 
  • Del 80 por ciento al 100 por ciento del mejor resultado personal de tu hijo: Tu hijo está bien. Si tu médico le receta algún medicamento de control a largo plazo, asegúrate de que el medicamento se administre todos los días.
  • Del 50 por ciento al 80 por ciento del mejor resultado personal de tu hijo: El asma de tu hijo está empeorando. Usa un inhalador de alivio rápido siguiendo las indicaciones en el plan de acción contra el asma.

El medicamento también es importante para tratar el asma. Existen dos tipos de medicamentos y muchas personas con asma usan los dos. El plan de acción contra el asma de tu hijo te indicará exactamente cómo y cuándo usar los medicamentos. Es posible que con el tiempo se tenga que cambiar el medicamento de tu hijo. Si tienes alguna pregunta, consulta al médico de tu hijo. 

Uso de un inhalador

La mayoría de los medicamentos para el asma se toman con un inhalador que se conecta a un dispositivo llamado cámara de retención o con un nebulizador, una máquina que incluye un compresor conectado con un tubo a un vaporizador y una máscara para administrar el medicamento. Ambos ayudan a tu hijo a inhalar el medicamento para que llegue directamente a los pulmones. Asegúrate de que tu hijo sepa cómo usar el equipo correctamente. El médico, la enfermera o el farmacéutico pueden enseñarles cómo usarlo correctamente. 

Colaborar con el equipo del control del asma puede ayudarte a manejar el asma de tu hijo. Aunque el asma no es un padecimiento que, por lo general, desaparece, si se mantiene bajo control tu hijo podrá llevar una vida saludable y activa. 

¡Conoce más sobre el asma y la iniciativa contra el asma en nuestro sitio página!

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.