Herpes Zóster (culebrilla): El virus durmiente

¿Qué tanto sabes del herpes zóster (shingles, en inglés)? Antes de iniciar mi investigación para este blog, pensé que tenía buen conocimiento de lo que se trataba el herpes zóster, también conocido como culebrilla. Sabía que la enfermedad estaba relacionada con la varicela (chickenpox) y que era más común en adultos mayores. Pero no tenía idea de que casi 1 de cada 3 estadounidenses contraerán la enfermedad y que también puede afectar a los niños. ¡Así es! Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) así lo afirman.

Ahora que he compartido contigo esta información sorprendente, tal vez te preguntes, ¿qué es el herpes zóster y cómo se contagia?

Qué es el herpes zóster  
Básicamente, el herpes zóster es una erupción dolorosa causada por el virus de la varicela. Si tuviste varicela, el virus (varicela zóster) permanece inactivo en el cuerpo y es probable que resurja en otra etapa de tu vida como herpes zóster. Este no pone en riesgo la vida, pero puede ser muy incómodo. 

Quiénes pueden padecer de herpes zóster
Cualquier persona que haya tenido varicela o que haya recibido la vacuna contra la varicela puede padecer de herpes zóster. Pero las probabilidades aumentan con la edad. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informa que casi la mitad de las personas que sufren la enfermedad son mayores de 60 años. Otros factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • tener un sistema inmunológico débil debido a enfermedades como VIH/sida y cáncer;
  • tomar ciertos medicamentos tales como esteroides y medicamentos que sirven para evitar que el cuerpo rechace órganos trasplantados.
  • Tratamiento
    Debido a que el herpes zóster es causado por un virus, no hay una píldora o tratamiento mágico para curarlo. Pero tu médico podría recetarte medicamentos para agilizar el proceso de sanación. Para ayudarte a lidiar con el dolor, tu médico podría recetarte medicamentos para el dolor y cremas para el sarpullido.
  • Mayo Clinicindica que el herpes zóster, por lo general, dura de entre dos y seis semanas. También es posible que sufras un brote de la enfermedad más de una vez, pero la mayoría de las personas solo la tienen una vez.

Cuáles son los síntomas
La erupción puede presentarse en cualquier parte del cuerpo, sin embargo, casi siempre se presenta como sarpullido con ampollas localizado en el costado izquierdo o derecho del torso. También podrían presentarse otros síntomas como los siguiente:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • malestar estomacal

Cómo prevenir la enfermedad
La única manera de protegerse contra el herpes zóster es vacunándose. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que las personas mayores de 60 años de edad se vacunen contra el herpes zóster, incluso si ya tuvieron un brote del herpes zóster. Consulta a tu médico si tienes alguna pregunta sobre la vacuna o si deseas vacunarte. 

Cómo se contagia
La única manera de contagiarse del herpes zóster es si tuviste varicela. Otra persona no puede “contagiarte” con herpes zóster.

Pero si nunca tuviste varicela, estar en contacto con el sarpullido causado por el herpes zóster podría causarte varicela. Para evitar que esto suceda, cualquier persona con herpes zóster debería hacer lo siguiente:

  • cubrir el sarpullido;
  • evitar rascarse o tocar el sarpullido;
  • lavarse las manos con frecuencia.

¿Aún tienes alguna pregunta sobre el herpes zóster? Escribe tu pregunta en la sección de comentarios.

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.