Sigue las indicaciones para que los medicamentos surtan efecto

 Hace unos meses, durante la temporada de fútbol y, también, de alergias, mi hijo contrajo sinusitis. Fuimos al consultorio médico y regresamos a casa con antibióticos en pastillas. Es mucho más fácil hacer que un adolescente tome estas pastillas que lograr que niños pequeños tomen antibiótico líquido. Bueno, o eso era lo que pensaba.

Después de varias semanas, noté que su garganta no aclaraba. Le pregunté si estaba tomando el medicamento de venta libre que tomamos para combatir alergias y si había terminado con sus antibióticos. "No... Me siento mejor, así que dejé de tomarlos”. No podía creer lo que me decía. Hace años, consulté a un experto en resistencia a los antibióticos, para que mis hijos supieran por qué es una MALA IDEA no terminar un antibiótico recetado. Primero, no se tomó el medicamento por el tiempo suficiente para matar completamente las bacterias que estaban causando una infección. Segundo, tendría mucha suerte si las bacterias no se adaptan a ese medicamento. (Sí, las bacterias pueden adaptarse para sobrevivir a un medicamento, ¡y pueden compartir sus conocimientos!) Hasta ahora, no hemos tenido una recaída, pero no me sorprendería si el aclarar la garganta no desencadena en una nueva infección.

La decisión de mi hijo de dejar de tomar los antibióticos antes de lo indicado es solo un ejemplo de no tomar los medicamentos según se recetaron". Otras razones por las que las personas no toman sus medicamentos según se les indica, son:

No pueden pagar por los medicamentos.

No creen que necesiten el medicamento o que les ayude.

No pueden darle seguimiento a múltiples medicamentos y sus indicaciones.

Es posible que no entiendan las indicaciones de los medicamentos.

¡Cada detalle es esencial!
Piensa en todos los obstáculos que cada medicamento enfrenta en el cuerpo. Los diferentes órganos y fluidos interactúan con el medicamento mientras se descompone. Partes del medicamento hacen su trabajo y el restante, es desechado por el cuerpo. Cada medicamento tiene sus propias indicaciones por una razón. Por ejemplo:

¿A qué hora del día?
La hora en que tomas tu medicamento puede hacer una diferencia si tú y tu médico deciden que el medicamento debe surtir efecto a cierta hora del día. Algunos medicamentos también pueden causarte sueño o mantenerte despierto. Por ejemplo, hay un medicamento que tomo que me causa sueño una hora después de haberlo tomado. El efecto del medicamento puede disminuir, pero ¡tener sueño de camino al trabajo no es recomendable! Después de preguntarle al médico, ahora me tomo ese medicamento justo antes de irme a dormir.

¿Cada cuánto tiempo?
Los medicamentos duran períodos diferentes en el cuerpo. Algunos se desintegran y su efecto disminuye, mientras que, otros, duran más de un día completo en el cuerpo. Tomar el medicamento según se te indicó ayuda a evitar una sobredosis accidental o que el medicamento no surta su efecto. Si tomas múltiples medicamentos en diferentes momentos, lleva un registro  o configura un aviso para que te ayude a darle seguimiento. Si olvidas tomar una dosis, pregúntale al médico o farmacéutico si debes tomarla inmediatamente o esperar a la siguiente dosis.

¿Cuánto?
Tomar la dosis correcta de un medicamento puede ser fácil si solo tienes que tomar cierta cantidad de pastillas. Sin embargo, es posible que tengas que medir los medicamentos líquidos o las inyecciones. La cantidad del medicamento que tomas es importante porque una cantidad menor a la indicada puede no surtir efecto y una cantidad mayor puede ser dañina. Usualmente, los medicamentos líquidos de venta libre incluyen un vaso o cuchara de medida. Los farmacéuticos, por lo general, pueden proporcionar un vaso o cuchara de medida con los medicamentos con receta.

¿Ingerir o no ingerir alimentos (o ciertos alimentos)?
Al mismo tiempo que varios medicamentos recorren el cuerpo, también lo hacen los alimentos que ingieres. Algunos medicamentos no se deben tomar con ciertos alimentos por los ingredientes que puedan contener. Si el médico te dice que tomes un medicamento con comida, es posible que sea para evitar malestar estomacal. Si te recomiendan que los tomes con el estómago vacío, puede ser que sea más difícil para al medicamento surtir efecto si tiene que interactuar con los últimos alimentos que has ingerido.

¿Tomar o no tomar algunos líquidos?
La mayoría de las personas toman algún tipo de líquido al ingerir pastillas. El agua es la opción más segura y algunos medicamentos deben ser ingeridos con un poco de agua para ayudarlos a surtir efecto. Hay algunos medicamentos que no se deben tomar con ciertas bebidas, particularmente con jugos o lácteos. Así que, si tomas tus medicamentos por la mañana, puede que sea recomendable que no tomes jugo de naranja o café con leche. Si tomas tus medicamentos por la noche, debes ser cuidadoso al consumir alcohol antes o después de tu dosis. Con algunos medicamentos debes evitar completamente el alcohol.

¿Tomar o no tomar otros medicamentos (incluidos los de venta libre)?
Si volvemos al ejemplo de los medicamentos que interactúan con los alimentos que consumes, lo mismo aplica con otros medicamentos. Algunos medicamentos se pueden cancelar o causar problemas si se toman con poco tiempo de diferencia o al mismo tiempo. Algunos medicamentos pueden surtir un efecto menor si se toman con otros medicamentos que afecten la digestión, como los antiácidos.

¡Pide ayuda!
Si tienes dificultades tomando tus medicamentos, según lo indicado, por cualquier motivo, debes pedir ayuda. El médico o farmacéutico puede saber de recursos para ayudarte a pagar tus medicamentos con receta y explicarte cuándo debes tomarlos, en caso de ser necesario. Y tu familia puede ayudarte a organizarte.

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.