Todos nos sentimos estresados alguna que otra vez. Pero, ¿qué significa sentirse estresado? ¿El estrés puede ser bueno para uno?

El estrés es la respuesta biológica normal del cuerpo a las exigencias de la vida, de acuerdo con la Clínica Mayo. Cuando el cerebro se siente amenazado, provoca un flujo de hormonas y una sensación de alarma. Las hormonas están destinadas a ayudar a combatir las amenazas. Sin embargo, si tu cuerpo se siente regularmente amenazado, puede significar que estás en un estado constante de alarma sin posibilidad de recuperarte, por lo que puedes sentirte cansado y ansioso.

Muchos mitos rodean la idea del estrés y las mejores maneras de prevenirlo. Para entender mejor el estrés, te presentamos algunos de los mitos más populares sobre el estrés y los hechos para ayudarte a entenderlo.

Mito 1: El estrés es provocado por factores externos.

Mientras que algunas situaciones parecen ser más estresantes que otras, como la muerte de un familiar o el inicio de un nuevo trabajo, el estrés se debe a la forma de enfrentar lo que sucede y no lo que sucede en sí. Por esto, las personas tienen diferentes reacciones a una misma situación.

Mito 2: Todas las personas experimentan estrés de la misma manera.

Por el contrario, una situación que sea estresante para una persona puede que no lo sea para otra. Lo importante es aprender a enfrentarnos a las cosas que nos puedan causar estrés. Las personas que experimentan un nivel elevado de estrés pueden seguir aprendiendo a manejarlo de mejor manera.

Mito 3: Un poco de estrés es bueno para uno.
Es importante diferenciar entre factores estresantes y aquellos elementos que te pueden motivar a tomar acción. Si te sientes preocupado, ansioso o deprimido, estas emociones pueden ser perjudiciales para tu bienestar general. Por otra parte, fijar metas y esforzarte para cumplirlas a tiempo puede ser positivo. Te puede motivar a mejorar.

Mito 4: No hay que darle importancia al estrés.

El estrés puede afectar todo el cuerpo. Puede empeorar muchos problemas médicos, desde depresión a migraña o asma.

El estrés también aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, haciendo que el corazón se esfuerce más. Con el tiempo, esto puede dañar a los vasos sanguíneos y contribuir a una enfermedad cardíaca.

Debido a que el estrés puede provocar muchos problemas de salud, una de las mejores cosas que puedes hacer es aprender a manejarlo.

Manejar el estrés

Todos tenemos que encontrar maneras para manejar el estrés en nuestras vidas porque todos lo experimentamos. Podrías experimentar un factor estresante de corta duración como, por ejemplo, atascos en el tráfico. O bien, podría ser una serie de percances o un día lleno de reuniones.

 

Fuentes: American Psychological Association (asociación estadounidense psicológica), Clínica Mayo

https://www.apa.org/helpcenter/stress-body

https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/stress-management/basics/stress-basics/hlv-20049495

Anonymous