female with food

 

A través de los medios de comunicación, las adolescentes ven imágenes de celebridades retocadas y a modelos muy delgadas. En algunas jóvenes, esto puede provocar que se cuestionen su peso y se sientan presionadas por verse de cierta manera. Debido a estas presiones, muchas mujeres jóvenes se sienten descontentas con su físico, lo que promueve que tengan una imagen corporal negativa de sí mismas y una baja autoestima. Aunque las adolescentes no siempre se sientan a gusto con sus cuerpos, es importante que se sientan cómodas con la forma y el tamaño natural de sus cuerpos. Las mujeres jóvenes que tienen una imagen corporal pobre de sí mismas y las que hacen dieta corren un riesgo mayor de desarrollar trastornos alimentarios, como la anorexia nerviosa, la bulimia y el trastorno por atracón.

Al menos 30 millones de personas en los Estados Unidos padecen un trastorno alimentario.2,3 Aunque esto afecta a muchas personas, es más común en las mujeres, quienes tienen un 1.5 por ciento más de probabilidad de desarrollar anorexia y bulimia que los hombres. Los trastornos alimentarios son más comunes entre las adolescentes9, afectando hasta un 5 por ciento, una tasa que ha aumentado en los últimos 30 años.10,11

Los trastornos alimentarios son muy serios y afectan la conducta alimentaria de la persona. Si una persona se obsesiona con la comida, su peso corporal o la forma de su cuerpo podría desencadenar en un trastorno alimentario. Los trastornos alimentarios comunes incluyen anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón.

 A continuación, algunos de los síntomas más comunes de diferentes trastornos alimentarios:

Anorexia nerviosa

Bulimia nerviosa

Trastorno por atracón

  • limitar la comida, lo que lleva a un peso muy bajo;
  • miedo extremo a aumentar de peso o ser gordo;
  • creerse ‘más gordo’ de lo que en realidad es.
  • comer en grandes cantidades, seguido de vómitos, ayuno o mucho ejercicio;
  • esto ocurre, al menos, una vez a la semana;
  • creerse ‘más gordo’ de lo que en realidad es.
  • comer en grandes cantidades de manera descontrolada;
  • comer solo y más rápido de lo normal.

¿Cómo afectan los trastornos alimentarios la salud de una mujer joven?

  • La anorexia puede causar cambios hormonales, latidos irregulares, presión arterial baja e insuficiencia cardíaca.
  • La bulimia puede causar daño en la garganta y los dientes, deshidratación y latidos irregulares.
  • Los atracones pueden provocar aumento de peso, lo que aumenta el riesgo de diabetes, presión arterial alta y colesterol alto.

¿Cómo puedo ayudar a una mujer joven con un trastorno alimentario?
Si tienes miedo de que alguien cercano a ti pueda tener un trastorno alimentario, es importante que intentes hablar con la persona sobre el asunto.

  • Ofrécele tu apoyo y recomiéndale que se consulte a un profesional de la salud mental, quien le puede sugerir lo siguiente:
    • medicamentos
    • psicoterapia
    • cuidado médico y supervisión
    • consultar un nutricionista
  • Infórmate todo lo que puedas.
  • Habla en primera persona.
  • Debes atenerte a los hechos.
  • Apoya a la persona, a su familia o a sus seres queridos a buscar ayuda.

Con ayuda profesional, los trastornos alimentarios pueden tratarse. Las personas que padecen un trastorno alimentario pueden vivir una vida larga y saludable, si cuentan con un sistema de apoyo, servicios y atención médica adecuados.

¿Tienes más preguntas sobre los trastornos alimentarios o cualquier otro problema de salud mental? Escríbenos a: BHQualityImprovement@bcbsnm.com.

 

Fuentes.

  1. https://www.nimh.nih.gov/health/topics/eating-disorders/index.shtml (Última visita: 2 de agosto de 2018)
  2. Hudson, J. I., Hiripi, E., Pope, H. G., & Kessler, R. C. (2007). The prevalence and correlates of eating disorders in the national comorbidity survey replication. Biological Psychiatry, 61(3), 348–358.
  3. Le Grange, D., Swanson, S. A., Crow, S. J., & Merikangas, K. R. (2012). Eating disorder not otherwise specified presentation in the US population. International Journal of Eating Disorders, 45(5), 711-718.
  4. Smink, F. E., van Hoeken, D., & Hoek, H. W. (2012). Epidemiology of eating disorders: Incidence, prevalence and mortality rates. Current Psychiatry Reports,14(4), 406-414.
  5. Ulfvebrand, S., Birgegard, A., Norring, C., Hogdahl, L., & von Hausswolff-Juhlin, Y. (2015). Psychiatric comorbidity in women and men with eating disorders results from a large clinical database. Psychiatry Research, 230(2), 294-299.
  6. Types of Eating Disorders. (n.d.). Última visita: 5 de agosto de 2018, https://freedeatingdisorders.org/patient-family-support/types-of-eating-disorders/
  7. Goodwin, R. D., & Fitzgibbon, M. L. (2002, julio). Social anxiety as a barrier to treatment for eating disorders. Última visita: 6 de agosto de 2018, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12183936
  8. Types of Treatment. (n.d.). Última visita: 5 de agosto de 2018 https://www.eatingdisorders.org.au/eating-disorders/treatment/types-of-treatment
  9. Whitaker AH. An epidemiological study of anorectic and bulimic symptoms in adolescent girls: Implications for pediatricians. Pediatr Ann. 1992;21:752–9. [PubMed]
  10. Stein DM. The prevalence of bulimia: A review of the empirical research. J Nutr Educ. 1991;23:205–13.
  11. Drewmowski A, Hopkins SA, Kessler RL. The prevalence of bulimia nervosa in the US college student population. Am J Public Health. 1988;78:1322–5. [PMC free article] [PubMed]
  12. Publicado en Health Guides. Actualizado el 5 de julio de 2016. Related Content. (n.d.). Eating Disorders: General Information. Última visita: 7 de septiembre de 2018, https://youngwomenshealth.org/2012/04/11/eating-disorders/
Anonymous