Pulmonía: Una infección pulmonar que podría afectar la salud cardíaca

Pulmonía: Una infección pulmonar que podría afectar la salud cardíaca

Pulmonía: Una infección pulmonar que podría afectar la salud cardíaca

Read in EnglishCada año, casi un millón de personas en Estados Unidos son hospitalizadas con pulmonía. Además de dificultar la respiración, la infección afecta principalmente el corazón. La presión añadida aumenta el riesgo de padecer un ataque cardíaco, un derrame cerebral y morir por padecimientos cardíacos.

El riesgo no desaparece después de haber padecido pulmonía. Un estudio de Journal of the American Medical Association  (revista de la asociación estadounidense de profesionales médicos)  demuestra que el riesgo puede durar años. Las personas mayores hospitalizadas con pulmonía tienen cuatro veces más riesgo de tener un ataque cardíaco, derrame cerebral o morir por padecimientos cardíacos durante el mes siguiente a la enfermedad. El riesgo sigue siendo casi 50% más alto durante 10 años.

¿Por qué?

Las infecciones como la pulmonía aumentan la inflamación en el cuerpo, incluido el interior de las arterias. La sangre no puede fluir como debería y es más probable que se formen coágulos que provoquen un ataque cardíaco o derrame cerebral.

Conocer los riesgos

La pulmonía puede afectar a cualquier persona, pero algunos grupos son más propensos que otros. Las personas mayores de 65 años tienen un riesgo más alto. Un sistema inmunitario debilitado, enfermedades pulmonares crónicas y los fumadores también aumentan el riesgo.

Las vacunas ofrecen protección

La vacuna contra la pulmonía es la mejor solución para protegerte de un tipo de pulmonía. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que se vacunen las personas con las siguientes características:

  • mayores de 65 años
  • con alto riesgo de padecer pulmonía
  • que padecen asma
  • fumadores

Habla con tu médico para confirmar si debes vacunarte contra la pulmonía. A través de los CDC puedes obtener más información sobre cómo prevenir la pulmonía

Pulmonía o gripe

Los síntomas de la pulmonía son similares a los de la gripe: dolor de cabeza, dolores musculares y fiebre. A veces, es difícil diferenciarlos, pero las personas que tienen pulmonía suelen tener una tos muy fuerte y dificultad para respirar.

Si tienes gripe, también estás en riesgo de padecer pulmonía. Vacunarte contra la gripe cada otoño te ayuda a estar protegido. Los CDC instan a todos los adultos a vacunarse contra la gripe una vez al año. Habla con tu médico para saber si necesitas vacunarte una vez al año contra la gripe.

Cuidar el corazón

Además de prevenir la pulmonía, hay algunas medidas sencillas que puedes tomar para proteger el corazón a largo plazo. American Heart Association   (asociación estadounidense del corazón)  sugiere lo siguiente:

  • dejar de fumar
  • mantener un peso saludable
  • beber muchos líquidos diariamente
  • evitar o limitar el alcohol y la cafeína
  • adoptar una dieta que favorezca la salud del corazón
  • realizar actividad física
  • descanso y relajación
  • aprender a manejar el estrés
  • vigilar la presión arterial
Fuentes: Prevent Pneumonia,   Centers for Disease Control and Prevention, 2020; Pneumonia,   MedlinePlus, 2021; Association Between Hospitalization for Pneumonia and Subsequent Risk of Cardiovascular Disease,   Journal of the American Medical Association, 2015; Lifestyle Changes for Heart Failure  American Heart Association, 2017; Pneumonia Can increase Danger to the Heart,   Samaritan Health Services, 2020.
Información importante sobre cobertura
Y0096_WEBPNEUCONNECT21_C
Anonymous