Dejar de fumar para siempre

Dejar de fumar para siempre

Dejar de fumar para siempre

Read in EnglishUna de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud es dejar de fumar o usar cualquier tipo de tabaco. Dejar de fumar no es fácil, pero las recompensas hacen que valga la pena el esfuerzo.

Dejar de fumar lo más antes posible en la vida es lo mejor, pero es un gran logro para tu salud a cualquier edad. “Incluso las personas que han fumado durante muchos años se beneficiarán al dejar de fumar”, dice el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades   (CDC, en inglés).

Dejar de fumar puede ayudar a:

  • Mejora tu salud y calidad de vida.
  • Reducir la posibilidad de muerte prematura. Puede agregar hasta 10 años a tu esperanza de vida.
  • Reducir la posibilidad de tener muchos problemas de salud, como cáncer, enfermedades cardíacas y derrame cerebral, y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
¿Cuál es el daño?

Cuanto más tiempo continúes fumando, más dañarás tus pulmones. Fumar causa inflamación en los pulmones y reduce la cantidad de oxígeno que fluye a través de ellos. Fumar también daña los sacos de aire en los pulmones, por lo que los fumadores tienen más dificultad para respirar.

Los estudios muestran que los fumadores también tienen más probabilidades de contraer gripe o neumonía que aquellos que no fuman. Y si contraen gripe o neumonía, es más difícil para los fumadores recuperarse por completo.

Además, fumar te pone en un riesgo mucho mayor de sufrir problemas de salud graves, como EPOC y asma, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y varios tipos de cáncer.

Cómo dejar de fumar

Dejar de fumar no siempre es fácil, pero puedes aumentar tus posibilidades de éxito si obtienes ayuda, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer   (American Cancer Society, en inglés).

Puedes obtener asesoramiento gratuito para dejar de fumar a través de una "línea para dejar de fumar" o con una aplicación móvil. Puedes ir a una clase o usar un medicamento que te ayude a dejar los cigarrillos. Podría ser útil comenzar con pequeños recortes en la cantidad que fumas o usar tabaco sin humo.

Una vez que estes preparado, elije un día para dejar de fumar. Algunas cosas que pueden ayudar:

  • Anótalo en tu calendario.
  • Cuéntale a tus amigos y familiares.
  • Deshazte de todos los cigarrillos, ceniceros o productos de tabaco sin humo en tu hogar y automóvil.

Considera unirte al “Great American Smokeout” traducido como “El gran día para dejar de fumarleaving site icon de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Realizado el tercer jueves de noviembre, el evento alienta a los fumadores a tomar medidas y hacer un plan para dejar de fumar. Muchos fumadores incluso dejan de fumar ese mismo día.

Tu médico te puede ayudar

Habla con tu doctor acerca de cómo dejar de fumar. Hay muchas ayudas y recursos disponibles para ayudarte a dejar de fumar con éxito. Es posible que tu cobertura médica cubra el costo de los medicamentos y el asesoramiento para brindarte apoyo. Llama al número detrás de tu tarjeta de asegurado para averiguar qué cubre tu plan.

¿Tienes EPOC?

Si te han diagnosticado enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC),   es importante que dejes de fumar.

La EPOC es una enfermedad que dificulta la respiración y empeora con el tiempo. Puede hacer que otras enfermedades sean muy graves y provocar complicaciones graves también. Si dejas de fumar, puedes alentar el progreso de la EPOC.

Fumar cigarrillos es la causa principal de la EPOC, pero alrededor del 25 por ciento de las personas con EPOC nunca fumaron. La exposición a largo plazo a otros irritantes pulmonares, como productos químicos o contaminación del aire, también puede ser un factor. Millones de estadounidenses han sido diagnosticados con EPOC. Y muchos más pueden tener la enfermedad y no saberlo. Eso es porque la EPOC se desarrolla lentamente. Los síntomas a menudo empeoran con el tiempo y pueden limitar tu capacidad para realizar actividades rutinarias, como caminar o hacer las tareas del hogar.

La EPOC no tiene cura, pero los tratamientos y el cambio de hábitos pueden ayudarte a sentirte mejor y mantenerte más activo.

Pruebas de EPOC

Si tienes una tos que no desaparece, infórmale a tu médico. Dile cuánto tiempo has tenido la tos, cuánto toses y cuánta mucosidad sale cuando toses. Si tienes antecedentes familiares de EPOC, asegúrate de que tu médico lo sepa.

Tu médico te examinará y escuchará si tienes sibilancias u otros sonidos anormales en el pecho. Es posible que recomienden una o más pruebas para diagnosticar la EPOC.

Una prueba común para la EPOC es la espirometría. Es una prueba indolora. Un técnico te pide que inhales profundamente. Luego, soplarás lo más fuerte que puedas dentro de un tubo conectado a una pequeña máquina. La máquina se llama espirómetro.

La máquina mide la cantidad de aire que exhalas. También mide qué tan rápido puedes expulsar el aire. Es posible que te den un medicamento para inhalar antes de que se repita la prueba, para que se puedan comparar los resultados de la segundo prueba con la primera.

La espirometría puede detectar la EPOC antes de que muestre signos de la enfermedad. Tu médico también podría usar la prueba para averiguar qué tan grave es tu EPOC y ayudar a planificar tu tratamiento.

Los resultados de la prueba también pueden ayudar a determinar si otra enfermedad, como asma o insuficiencia cardíaca, está causando tus problemas de salud.

Fuentes: Benefits of Quittingleaving site icon Centers for Disease Control and Prevention (CDC), 2020; How to Quit Smokingleaving site icon CDC, 2021; Basics About COPDleaving site icon CDC, 2021; How to Quit Using Tobaccoleaving site icon Great American Smokeoutleaving site icon American Cancer Society; COPDleaving site icon Pulmonary Function Testsleaving site icon National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health
Anonymous